Nuestra salud también está en la naturaleza: jugos licuados de verduras y frutas

La alimentación natural de los seres humanos, debe basarse, en buena parte, en el consumo de frutas y verduras crudas, de las que puedan aportar sales minerales, vitaminas, aminoácidos, enzimas y principios hormonales es indispensable para la salud.

La ventaja que presentan los zumos, frente las frutas y verduras enteras, es que permiten obtener sus nutrientes de una manera cómoda, agradable y más factible, ya que, enteras no siempre es posible consumir en un día toda la fruta o la verdura necesaria para el aporte deseado de dichos nutrientes. Si quieres jugos naturales, puedes utilizar licuadoras, muy útiles en estos casos. Si no sabes cómo utilizarlas, tienes en la red algunos consejos como los de esta web. Sin duda, las licuadoras son un electrodoméstico básico si hacemos zumos naturales de manera natural. Es una de las maneras más efectivas de conseguir nutrientes naturales de frutas y verduras.

Ofrecen, además, la particularidad de ser apreciables agentes terapéuticos para los 26 billones de células que componen el organismo humano.

Como comprenderéis, nos referimos a zumos naturales, consumidos recién hechos. No a los zumos industriales que se ofrecen con el nombre de zumos, concentrados, néctares o bebidas -con o sin gas- con sabor a frutas, muchos de ellos incorporan su ración de edulcorantes, colorantes, estabilizantes y aromatizantes artificiales.

las mejores licuadoras

Las mejores recetas de jugos licuados de frutas

Se deben considerar, más que como bebidas, como alimentos líquidos. La glucosa, principal azúcar de la fruta, se asimila directamente por el organismo, lo que permite una nutrición rápida con un gasto mínimo de energía.

Son unos verdaderos agentes limpiadores del sistema orgánico humano. Actúan como desintoxicantes, purificando la sangre, neutralizan los detritus del metabolismo y ayudando a la construcción de nuevos tejidos. Así pues por este extraordinario efecto revitalizador y rejuvenecedor de todos los órganos, glándulas y funciones del organismo se puede considerar un verdadero baño interno de salud y juventud.

Las características de los diversos zumos dependen de le fruta con que se hacen:

Albaricoque:

El jugo de esta fruta es de los más importantes debido a su riqueza en vitamina A y en oligoelementos como el cobalto, manganeso, hierro y magnesio. Es recomendable para personas que sufren de anemia o con debilidad visual.

Melocotón:

Rico en vitaminas A, B1, B2, B3, B5, B16 y C, así como en minerales: fósforo, calcio, azufre, cobre, hierro y manganeso, Es energético, estomacal, diurético y ligeramente laxante. Es recomendable en caso de inflamaciones agudas de los riñones, también drena los conductos hepáticos y biliares. Bueno para los enfermos del corazón, los que sufren estreñimiento y gota.

Manzana:

Rico en pectinas, contiene fósforo, magnesio, potasio, sodio, silicio, bromo, cloro, hierro, manganeso y cobalto, así como vitaminas A, B1, B2, B3, PP y C. Es de los mejores zumos, pues además de regulador intestinal mantiene la alcalinidad de la sangre. Gracias a su bromo, es una bebida ideal para antes de ir a dormir, evitan nerviosismo, insomnio, etc.

Pera:

Parecido al de manzana, pero con más azúcar, potasio, fósforo, silicio, hierro y azufre y con menos ácidos, poca vitamina C y nada de vitamina A. Es diurético y depurativo. Se recomienda a los enfermos de los riñones y reumatismo. Por su contenido en hierro es recomendable en el embarazo y la lactancia, así como en casos agudos de anemia.

Limón:

Con muy ácido cítrico y potasio que reduce la acidez de la sangre. Alto contenido de vitamina C y A. Es un poderoso antiséptico, reduce mucho los problemas de hipertensión y ayuda a curar los resfriados.

Naranja:

Rico en vitamina C, contiene también vitaminas a, B1 y B2, hierro, calcio y ácido cítrico. Un vaso grande de jugo de naranja tomado en ayunas proporciona la vitamina C que el cuerpo necesita y que no puede almacenar. Podríamos decir que este jugo es más necesario que el pan. Si se tiene falta de acidez conviene tomarlo antes de las comidas y si se en padece de exceso después.

Pomelo (Pomelo):

Parecido al de naranja pero con más acción diurética y hepática. Es aconsejable en casos de insuficiencia biliar, afecciones febriles, afecciones pulmonares, por embarazadas, lactancia, personas de edad, enfermedades infecciosas y fracturas.

Cerezas:

Tiene cal, fósforo, magnesio, potasio, sodio, cloro, azufre, hierro, cobre, manganeso y cobalto. Rico en A, B y C. Es un depurativo fuerte, regulador hepático y gástrico, a la vez que antirreumático, antiartrítica, laxante, diurético y un antiinfeccioso que aumenta las defensas del organismo. Es el tipo de jugo indicado para las personas pletóricas con caracteres explosivos, para los que tienen problemas de obesidad y para los diabéticos.

Ciruelas:

Aparte de las vitaminas y minerales, la principal característica son sus cualidades laxantes, pero también es un estimulante nervioso, desintoxicante y descongestionante hepático.

Fresas:

Tiene vitaminas B y C, y varios minerales, Es un óptimo depurativo, ligeramente laxante, regulador hepático y endocrino en general; tonifica el sistema nervioso y favorece las defensas naturales.

Uva:

Tiene una composición y valor nutritivo semejante a la leche. Es muy rico en vitaminas y minerales. Es un alimento perfectamente equilibrado, apto para la alimentación de los pequeños, de los adultos y de las personas de edad avanzada. Purifica notablemente los órganos y disminuye la acidez de la sangre. Actúa como laxante y suprime las fermentaciones y putrefacciones de quienes comen mucha carne. De digestibilidad perfecta es recomendable en casos de morenas, cálculos, intoxicaciones y gota. El jugo de uva negra es igual pero más tonificante (colorante).

You may also like...